Introspección y Aceptación (Parte I)

La vida tiene maneras muy extrañas de decir las cosas, de mostrar el camino, de colocar personas en el; mirando en retrospectiva, salvo el hecho de ser independiente, profesional y luchadora, nada ha sido como lo imaginé en la niñez; si evoco recuerdos de esa época la diferencia entre ellos y mi realidad es abismal. En aquellos días soñaba con ser Ingeniero, tener una casa, un  perro y dos hijos (un niño y una niña) -hasta sus nombres me permití escribir infinidad de veces- ese pensamiento duró pasado el bachillerato, pero no logro recordar en qué momento y por cuál circunstancia la idea de la casita, la familia y la mascota se fue haciendo tan ajena y poco atractiva.

Ahora, a mis treinta y algo, ese “escenario ideal” ha sufrido modificaciones considerables, cuando alguien pregunta ¿Con qué sueñas? Puedo responder sin titubeo alguno que sueño con el hogar, la compañía y la mascota, así, simple; no digo que el empleo porque ya lo tengo y aunque estamos en un momento de la historia tan pero tan Complicado -a falta de mejor palabra- estoy en un lugar a nivel profesional donde solo queda mostrar la valía y hacer cada cosa dando lo mejor de sí. El tema hijos es otra historia ¿la verdad? no siento ese deseo imperioso de ser madre, no pienso que un hijo sea necesario para ser un mejor ser humano, o como dicen por ahí “un hijo te hace completo”, mi opinión respecto a esa aseveración popular es que eso es poner demasiado peso sobre una persona que no lo pidió. No sé si ver las cosas de esa manera me hace buena, mala o egoísta, pero al final lo importante es hacer lo que te nazca, siempre y cuando no se lastime a nadie en el proceso.

El tan esquivo amor: a estas alturas del partido tengo que admitir que es necesario y no para tapar la soledad, sino para permitirse compartir y disfrutar con alguien a fin a ti, o mejor, con alguien que sepa hacer encajar las diferencias como piezas de rompecabezas, que al unirse muestran algo que por separado son incapaces de hacer. Pasé muchos años evitándolo y fui buena en ello, cuando creí tener todo bajo control, me enamoré por primera vez y fue como dicen los cuentos de hadas “Hermoso” salvo que la parte de “felices para siempre” no sucedió. La segunda vez, pasó sin darme cuenta – creo que eso es lo encantador de ese condenado Cupido, caes bajo su embrujo sin haber sentido el pinchazo de su flecha- la diferencia entre la primera y esa, es que sabía en que situación me encontraba, pero entendí un poco tarde que pasó con la persona equivocada.

Ahora no busco una tercera y lo aclaro, porque hay unos cuantos mortales que creen que el amor se busca cuando ni por error es así, señoras y señores, público presente: El amor te encuentra cuando ni por casualidad estás haciendo algo para buscarlo” llega solito, sin avisar, sin pedir permiso, sin tocar la puerta. Y si bien no lo estoy buscando, tampoco lo evito, por primera vez estoy totalmente abierta a la idea de que llegue alguien a quien pueda dar lo mejor de mi y viceversa. La enseñanza que quedó después de las anteriores experiencias, la puedo resumir así:

“Es genial tener a quien contar las cosas -buenas y no tan buenas- que hiciste en el día. Es cálido, relajante y genial ver la televisión con alguien acurrucado a tu lado, pero por sobretodo no hay algo tan mágico como cerrar y abrir tus ojos todos los días junto a quien te hace feliz”.

Lo malo de que la vida te haga una persona fuerte es que permitirte ser vulnerable tiende a ir contra los principios que te forjaste, pero peor es negarte a ser feliz, por cumplir estándares que en algún punto rayan en lo absurdo, y que a la única que terminan perjudicando es a ti.

Anuncios

Autor: CarolaLG

Amante de la música, los libros y la escritura, informática de profesión. Con la fe en el cielo y los pies bien puestos sobre la tierra, a veces, creo que demasiado fijados en ella. Ferviente creyente de que con dedicación, esfuerzo y empeño se pueden lograr los objetivos necesarios para cumplir lo anhelado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s