Válvula de escape (Parte 1)

Muy cierto es que de nada sirve llenarse el corazón de odio pero que duro y cuesta arriba es no hacerlo, sobretodo cuando sigues una y otra vez pagando las consecuencias de las elecciones y acciones de otro, cuando sigues viendo como “la vida es eso que pasa mientras…” luchas con lo que no tuviste opción de escoger, porque jamás se detuvieron a pensar en el daño que estaban causando.

Es imposible no llenarse de coraje cuando escuchas decir “es que hasta ahora estoy viendo las cosas como son” !Que mierda es esa! Si solo faltaba que las agresiones físicas igualasen a las psicológicas -cosa que no sucedió porque con los años y los daños, aprendiste a defenderte y protegerse de eso- pero lo demás es otra historia.

Para colocarle la cereza a la torta, ahora te ves obligada a lidiar con las consecuencias económicas, que -valga la aclaratoria- no es una obligación auto impuesta porque mientras puedas evitar revivir momentos del pasado que tanto daño causaron, lo haces, aún acosta de tu propia estabilidad, seguridad y tranquilidad. No puedes comprender como quienes conforman tu entorno se quedan inertes ante lo que abruma, mientras tu simplemente te arrancas el cabello.

A último minuto toman decisiones fuertes, de esas que te hacen pensar si son las correctas, pero resulta que ya no hay tiempo de evaluar las posibles consecuencias. Es triste como  esperan llegar hasta las últimas instancias de la necesidad para darse cuenta que deben realizar algo; algo así como el cuento de la cigarra, quien se come todo en el verano pero no deja nada guardado para el invierno que llega.

La máscara que muchos ven es en realidad una coraza tan compacta que ya es parte de ti. Algunos se atreven a decir que sobre reaccionas a tu situación -y aunque no debes explicación a nadie- a modo de información les dices que tu similitud con un iceberg es bastante, para otros es muy fácil opinar respecto a lo que creen saber, allá ellos con su atrevimiento, tú estás ya bastante ocupada.

Anuncios

Autor: CarolaLG

Amante de la música, los libros y la escritura, informática de profesión. Con la fe en el cielo y los pies bien puestos sobre la tierra, a veces, creo que demasiado fijados en ella. Ferviente creyente de que con dedicación, esfuerzo y empeño se pueden lograr los objetivos necesarios para cumplir lo anhelado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s